skip to Main Content

¡Confesiones de la ciclista élite Fanny Paquette!

Fanny Paquette, confesiones de la ciclista élite, sobre sus experiencias del trayecto de mountain bike de La Ruta en Costa Rica.

Basada en su artículo para Mt Biking Magazine

Por Florencia Urbina

Fanny Paquette, ciclista élite, en su viaje de conquista personal de La Ruta de los Conquistadores para que te inspire con sus confesiones, a participar en la aventura de tu vida!

¿Cómo supo acerca de La Ruta de Los Conquistadores y qué la motivó a participar?

Me acuerdo de haber visto una foto en una revista de un ciclista con cara de sufrimiento en La Ruta, cubierto de barro y con su bicicleta colgada en el hombro. Pensé: “¡Qué divertido!” De pronto por esas cosas de la vida, me llegó una invitación de parte de la organización de La Ruta en donde me invitaban como periodista a cubrir el evento. Temblaba de la emoción pero también del miedo.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención del Día 1 de la competencia?

Definitivamente fueron las millas de barro hasta las rodillas por el cual debíamos de atravesar, también, los ríos profundos, las variaciones en temperatura desde los  32 grados a 80 grados F.

¿Cuándo llegó a Costa Rica para participar en la carrera?

Llegué a Costa Rica el 29 de Octubre del 2007 con una bicicleta nueva marca Team Element de Rocky Mountain Bicycles y con una tarjeta de crédito endeudada al tope por los gastos de último momento.

¿Cómo les fue a los demás ciclistas rivales en el primer día de La Ruta?

La mayoría de los demás competidores tenían mucha más experiencia que yo. Eran más inteligentes ya que se alimentaban durante el trayecto sin parar y así no perdían mucho tiempo. Yo en cambio, como buena novata, paraba a comer y a hidratarme. También paré a lavar mi bicicleta en un río perdiendo 2 horas.

Confesiones de la ciclista élite: ¿Hubo algo inesperado en esta edición de La Ruta?

Lo más inesperado fue la celebración de los 15 años de La Ruta y la suma de un día más. Esto resultó en 36 kms infernales adicionales. El día comenzó con unas vistas bellísimas al subir y bajar por valles. La vida estaba muy amena! Me topé con algunos ciclistas de mi pueblo con quienes pude conversar finalmente. Para todos era la primera vez en La Ruta así es que se nos pasó muy rápido el tiempo. 


“Me sentía como una estrella y cargué energía disfrutando de los olores frescos de la vegetación hasta que llegamos a la cima. Aquí comenzó la lluvia helada y los competidores pararon a ponerse sus capas. Yo pensé que ya pronto terminaría el día pues lo que seguía era un rápido descenso de 22 millas (30 minutos máximo), pero estaba equivocada, muy equivocada; fue un frío downhill de 2 horas.”


Andreas Hester en el trayecto de La Ruta Mountain Bike.
Andreas Hester le da la bienvenida a una vieja amiga durante un largo y solo trayecto 

¿Cómo se enfrentó al Día 3 de la competencia y cuéntenos qué vivió?

Sabía que el tercer día sería mi mejor día. Únicamente deberíamos subir 22 millas y descender otras 22. Comencé con un paso despacio al tener que atravesar secciones de pavimento de la ciudad. No soy muy diestra andando sobre carreteras asfaltadas y tampoco me gusta, así es que apenas llegamos a caminos de tierra agarre más velocidad. Pasé a varios grupos de ciclistas por primera vez en la competencia y la gente me decía cosas motivantes como; ¡Adelante chica, tú eres fuerte!, lo cual me animó muchísimo. Me sentía como una estrella y cargué energía disfrutando de los olores frescos de la vegetación hasta que llegamos a la cima. Aquí comenzó la lluvia helada y los competidores pararon a ponerse sus capas. Yo pensé que ya pronto terminaría el día pues lo que seguía era un rápido descenso de 22 millas (30 minutos máximo), pero estaba equivocada, muy equivocada; fue un frío downhill de 2 horas.

¿En qué posición terminó el Día 3 de La Ruta?

Sorprendentemente terminé en noveno lugar ese día y llena de tanto barro que al cruzar la meta era imposible  distinguir si yo era mujer u hombre. Un hombre de la zona para mi sorpresa corrió hacia mi y me vació varios litros de agua sobre la cabeza. Casi ni pude respirar pero fue divertido y bienvenido el gesto.

Bob Kimber y Shannon Warburg. Ciclistas élite.
Bob Kimber y Shannon Warburg.

¿Qué tal estuvo su hospedaje esa noche?

Esa noche, mi última, me hospedé con todos los medios de comunicación que cubrieron el evento ese año en lujoso B&B; un chalet estilo suizo dentro de la exuberante vegetación en las montañas. Fue espectacular dormir mi última noche en un lugar tan bello pero no pudimos disfrutarlo por mucho tiempo ya que al día siguiente nos tuvimos que ir a las 5:00 am.

¿Cómo supo que estaba cerca de la meta?

Mientras andaba en mi bicicleta sobre la arena y sumergida en agua escuché las olas del mar Caribe reventando con fuerza. Este sonido se mezcló con música alegre que llenaba mis oídos y corazón de una gran emoción al pensar que sí iba lograr terminar y llegar a la meta.

Confesiones de la ciclista élite: ¿Qué sintió al haber cumplido su meta?

Me sentí muy felíz de haber logrado vencer la competencia de ciclismo de montaña más difícil del mundo. Me sentí más fuerte que antes. Encuentro que la vida es mucho más satisfactoria cuando uno se impone retos nuevos. Todavía tengo momentos en los que los sentimientos resurgen. Mi corazón comienza a latir más rápido y mis ojos se llenan de lágrimas que bajan por mis mejillas. Estoy tan agradecida que pude participar y terminar La Ruta de Los Conquistadores. Es algo en lo que siempre pienso a lo largo de mi vida. Estoy tan orgullosa de mi misma! 

Terminé en noveno lugar general en la categoría femenina.